martes, 23 de mayo de 2017

LA DICTADURA DEL PROLETARIADO





sábado, 20 de mayo de 2017

Henry González Ortiz, docente en Ciencias Políticas de la Universidad Autónoma del Caribe, formula la siguiente serie de ideas: “Tengo una inquietud. En la literatura marxista existe el concepto de dictadura del proletariado. Marx en El Manifiesto afirma que el proletariado con su vanguardia política debe tomar el poder por la fuerza e instaurar una dictadura que destruya la maquinaria política de la burguesía, entiéndase el Estado burgués, y comenzar la nueva sociedad, la socialista, como primera etapa del modo de producción comunista. Mi pregunta es: ¿no será que Marx propuso algo que va en contra de la Ley de la Dialéctica “transición de cambios cuantitativos a cualitativos”, entendiendo que el movimiento es objetivo, no se puede cambiar su ritmo a voluntad? Entonces, al instaurar una dictadura del proletariado y así “adelantar” la Historia, ¿no estaríamos entrando en voluntarismo y violando dicha ley? ¿No será por eso que los así llamados países socialistas fracasaron en su intento y esto lo entendió Lenin con su NEP y continuado con Deng Xiaoping con su famosa frase “no importa si el ratón es negro o blanco, lo importante es que case ratones”?

Para reflexionar sobre estos asuntos son necesarias dos cosas: una, definir conceptos claros, y dos, tener en cuenta la experiencia.  Hablemos primero del Estado. Hay que distinguir entre Sistema de Estado y Sistema de Gobierno. Pensemos en la extinta URSS. Era un sistema de Estado socialista,  puesto que la propiedad pública era la predominante y, en consecuencia, podemos afirmar que allí existía la dictadura del proletario o de los trabajadores. Pensemos ahora en EEUU. Es un sistema de Estado capitalista, puesto que la propiedad privada es la predominante y, en consecuencia, podemos afirmar que allí existe la dictadura de la burguesía. El concepto de dictadura en este caso se refiere al sistema de Estado y no al sistema de gobierno. Cuando hablamos de la dictadura de la burguesía en el ámbito del sistema de Estado se indica con ello que el Estado capitalista sanciona en su constitución y protege con sus poderes institucionales las condiciones básicas de la sociedad capitalista: la propiedad privada sobre los medios de producción y el libre mercado capitalista. Lo mismo ocurre con el concepto de dictadura del proletariado: nos referimos con ello a que el Estado socialista sanciona en su constitución y protege con sus poderes institucionales las condiciones básicas de la sociedad socialista: la propiedad pública sobre los medios de producción y un mercado intervenido y regulado por el Estado.  Otra cosa es el sistema de gobierno. En la URSS existía una dictadura: un sistema de gobierno basado en un parlamento donde existía un único partido político. Mientras que EEUU tiene un sistema de gobierno democrático. No hablamos aquí de las deficiencias del sistema de gobierno democrático de EEUU. Solo nos interesa aclarar que todas las sociedades bajo el punto de vista del sistema de Estado son la dictadura de la clase dominante, mientras que bajo el punto de vista de sistema de gobierno pueden ser democráticas o dictaduras.

He repasado el Manifiesto del Partido Comunista y no he encontrado ahí el concepto de dictadura del proletariado. Si he encontrado fragmentos como los que sigue: “…y el proletariado, derrocando por la violencia a la burguesía, implanta su dominación”. “El objetivo inmediato de los comunistas es el mismo que el de todos los demás partidos proletarios: constitución de los proletarios en clase, derrocamiento de la dominación burguesa, conquista del Poder político por el proletariado”. Y por último: “…el primer paso de la revolución obrera es la elevación del proletariado a clase dominante, la conquista de la democracia”. Por lo tanto, lo único que podemos extraer del Manifiesto del Partido Comunista, en el ámbito de lo que estamos hablando, es la necesidad de que el proletariado se convierta en clase dominante. Y esta tarea, mucho más compleja de lo que en  enero de 1848 imaginaron Marx y Engels, todavía hoy día no se ha realizado. No obstante, hay hacer un pequeño o gran matiz respecto a todo lo que llevamos dicho hasta aquí. Hoy día todas las economías del mundo son mixtas: el 48 por cien de las economías capitalistas es pública o estatal. Luego la dictadura de la burguesía en el ámbito del sistema de estado no es tan pura como lo era en el siglo XIX. Ni las condiciones bajo las cuales la burguesía es la clase dominante son iguales que las de hace 130 años. Las constituciones burguesas modernas, como puede ser la española, reconocen el derecho de todas las personas a un trabajo y a una vivienda digna. Tal vez también deberían reconocer la protección de la propiedad pública. Lo que debemos tener claro es que si bien en la esfera de la política el socialismo parece no ir bien, a nivel económico su realidad es innegable: casi la mitad de la economía es pública. Este aspecto nunca debe perderse de vista, puesto que pone de manifiesto que el socialismo es una realidad imparable e innegable y que el llamado liberalismo en sentido puro no existe.

Sigamos con lo nuestro. El único lugar donde Marx habla de la dictadura del proletario es en una carta suya dirigida a J. Weydemeyer y fechada en Londres el 5 de marzo de 1852. En ella entre otras cosas dice lo siguiente: “Lo que yo he aportado de nuevo ha sido demostrar: 1) que la existencia de las clases solo va unida a determinadas fases históricas de desarrollo de la producción; 2) que la lucha de clases conduce, necesariamente, a la dictadura del proletariado; 3) que esta dictadura no es de por sí más que el tránsito hacia la abolición de todas las clases y hacia una sociedad sin clases…”. Si nos preguntáramos, a tenor de lo dicho aquí por Marx, ¿qué es la dictadura del proletariado?, tendríamos que responder: no es más que el tránsito hacia la abolición de todas las clases y hacia una sociedad sin clases. Es evidente que este contenido del concepto de dictadura del proletariado nada tiene que ver con el contenido histórico que adquirió de la mano de la experiencia del socialismo soviético. De acuerdo con esta experiencia el concepto de dictadura del proletariado significó dictadura del Partido Comunista, significó el imperio del partido único sobre el Estado, significó un sistema de gobierno fascista. Luego es importante distinguir entre el nombre del objeto de un concepto, en este caso el de dictadura del proletario, del contenido del concepto, donde en este mismo caso podemos observar que el contenido dado por Marx nada tiene que ver con el contenido histórico que adquirió.  Y los conceptos, este deber ser un principio epistemológico clave, deben distinguirse por su contenido y no por su nombre.

Demos un paso más. Prestemos atención solo  a una idea de Engels contenida en la Introducción  de 1895 a Las luchas de clases en Francia de 1848 a 1850 de K. Marx. Primera idea. “Pero la historia nos dio también a nosotros un mentís y reveló como una ilusión nuestro punto de vista de entonces. Y fue todavía más allá: no solo destruyó el error en que nos encontrábamos, sino que además transformó de arriba abajo las condiciones bajo las cuales tiene que luchar el proletariado. El método de lucha de 1848 está hoy anticuado en todos los aspectos,…”. Las lecciones que los marxistas debemos extraer de esta idea de Engels son las siguientes: una, los marxistas deben abandonar el dogmatismo e idealismo al que son muy tendentes, deben comprender que las ideas están determinadas históricamente y aunque hayan sido elaboradas por Marx o Engels no tienen validez absoluta. Y esto es lo que deben grabarse a fuego en la frente los dogmáticos e idealistas, que por desgracia colman las filas de la izquierda radical: la historia les dio un mentís a Marx y Engels y reveló como una ilusión su punto de vista anterior. Se trata de grabarse eso: es la historia la que manda, la que dice hasta qué punto es cierto o falso lo que afirmamos, pensamos o representamos. Y otro aspecto aún más importante bajo el punto de vista práctico: la historia, que no cesa de avanzar, cambia las condiciones bajo las cuales se desenvuelve la lucha de clases. Y quien no cambie con los cambios históricos, se quedará en los márgenes de la historia, como muy a menudo le sucede a la izquierda radical.

Pensemos en el último aspecto del que habla Henry: el subjetivismo como el ir más allá de lo que la historia permite. De los hechos históricos  no se pueden culpar a las ideas de las personas que no existen, de los hechos hay que responsabilizar a las personas que los realizan. Y hay que responsabilizarlos por sus acciones y no por sus ideas. Marx y Engels hablaron para Europa y cuando pensaron en un mundo socialista pensaron en Francia, Alemania, Inglaterra y EEUU, esto es, pensaron en los países capitalistas más avanzados en aquel entonces, que siguen siendo los más avanzados en la actualidad. De lo que haya sucedido en la historia socialista de Rusia y China ellos no tienen nada que ver. Sigamos entonces: ¿Fueron el PCUS y el PCCH mucho más allá de lo que la historia nacional de esos países permitía?  Sin duda que sí. La NEP de Lenin y la reforma económica de China en 1978 liderada por Deng Xiaoping han sido las pruebas  que demostraban dos cosas: una, que todavía no había llegado el momento de liquidar la forma mercantil de la riqueza, y dos, que todavía el socialismo necesitaba y necesita del capital para existir. Hay que reconocer que las condiciones económicas, sociológicas, políticas y culturas que concurrían en la Rusia de 1917 o en la China de 1949 estaban más cerca del feudalismo que de un capitalismo avanzado. Luego, el querer instaurar en esas naciones y en ese entonces una sociedad socialista avanzada, donde se quería acabar no solo con la producción capitalista sino además con la producción mercantil, era puro subjetivismo y puro voluntarismo. Pero nada de eso tiene que ver con lo que pensaron Marx y Engels y mucho menos con el concepto de dictadura del proletariado tal y como fue elaborado por Marx, según consta en su carta a Weydemeyer. Lo que sí es cierto es que tanto los comunistas soviéticos como los comunistas chinos fueron mucho más allá de lo que históricamente era posible. Y la historia demostró con creces ese error. El derrumbe de la URSS y la reforma económica china han sido los dos golpes más grandes que han recibido la los movimientos de la izquierda radical en su relativa corta historia política. Pero a la realidad nunca hay que temerla y mucho menos negarla o camuflarla, como sí hacen aquellos radicales de izquierda que todavía ven progreso o socialismo en la penosa y desastrosa experiencia de Venezuela.



No hay comentarios: