viernes, 26 de mayo de 2017

RELACIONES DE PRODUCCIÓN Y FUERZAS PRODUCTIVAS (PEQUEÑA VALORACIÓN CRÍTICA DE UN TEXTO DE JAMES O´CONNOR)




viernes, 26 de mayo de 2017

Juan Sebastián, un seguidor de mi blog, me solicitó que leyera un texto de James O´Connor, titulado La condiciones de producción. Por un marxismo ecológico. Una introducción teórica, y que hiciera una valoración teórica. Aclaro primero algunas cuestiones teóricas. Cualquier objeto o situación objetiva es una totalidad compuesta de muchas partes y relaciones con terceros. Cada una de estas partes y relaciones es un abstracto. Hablar de forma concreta es hablar de un objeto incluyendo en el análisis un número determinado de partes y relaciones. Hay otro concepto de abstracto al que llamamos general abstracto o sintético general que se produce cuando un número determinado de cosas distintas las llamamos con un nombre común. Les pongo un ejemplo que va al caso. ¿Qué son las relaciones de producción? Hay marxistas y teóricos que responden de un modo general y afirman: las relaciones que mantienen las personas en la producción. Es obvio que esta respuesta es muy general. Si fuéramos más concretos y profundos, afirmaríamos con Marx que todas las categorías económicas son expresiones de relaciones económicas o relaciones de producción. Así el dinero, el capital constante, el capital variable, el capital fijo, el capital circulante, el capital industrial, el capital comercial, el interés, la renta, el beneficio, los dividendos, los impuestos, los seguros, los futuros, los dividendos, el crédito, los bonos, las letras del tesoro y el resto de las formas de existencia del valor son distintas manifestaciones particulares de las relaciones de producción  entre las personas. Quienes hablan de las relaciones de producción sin entrar en detalles, se mueven en el ámbito del pensamiento sintético general; mientras que quienes hablan del resto de las categorías económicas mencionadas anteriormente se mueven en el ámbito del pensamiento analítico concreto.


¿Qué impresión he tenido cuando he leído el texto de James O´Connor? La de inmenso vacío.  James O´Connor piensa con conceptos sintéticos generales y rehúye los conceptos analíticos concretos. Si alguien solo sabe pensar con conceptos sintéticos generales, en verdad no sabe pensar, si por pensar entendemos alguien que agarra la realidad por medio de conceptos. Con pensadores así no se sabe a ciencia cierta de qué se está hablando en concreto, puesto que al pensar solo con categorías sintético generales se produce una ruptura con el mundo de la sensibilidad, de la práctica, de lo particular. El mundo capitalista actual es muy grande, muy diverso en términos nacionales y en términos de regiones económicas, y muy complejo en todos sus ámbitos.  De ahí que querer representarse el mundo capitalista actual con las categorías “relaciones de producción” y “fuerzas productivas” es un ejercicio baldío. El mundo complejo exige análisis de los detalles, de los matices, de las transiciones. Y el pensamiento sintético general es todo lo contrario a esa exigencia.  Y ese es el método de pensamiento que emplea James O´Connor.

Les trascribo un fragmento del texto de James O´Connor: “Este artículo parte de la teoría tradicional marxista de la contradicción entre las fuerzas y las relaciones de producción. Según el marxismo tradicional, el exceso de producción de capital desemboca en la crisis económica, y en un proceso de reestructuración de las fuerzas productivas  y de las relaciones de producción provocados  por las crisis hacia formas sociales más transparentes y por lo tanto potencialmente más socialistas. Este punto de partida lleva a una nueva teoría “marxista ecológica” sobre la contradicción entre las fuerzas y las relaciones de producción capitalistas y las condiciones de producción. Entendemos que la causa de la crisis económica es la falta (y no el exceso) de producción de capital, lo que conduce a un proceso de reestructuración de las condiciones de producción y de las relaciones sociales hacia formas más transparentes y, por tanto, potencialmente socialistas”.  Más adelante insiste en lo mismo con la apariencia de una mayor concreción: “La forma específica (de las contradicción entre las fuerzas productivas y las relaciones de producción) es la contradicción entre la producción y la realización del valor y la plusvalía, o entre la producción y la circulación del capital”. No transcribiré más ideas de James O´Connor. Quien quiera más detalles, que lea el artículo.  

En el 2008 se desató una crisis económica que desestabilizó a la economía mundial y que se reflejó fundamentalmente en el sector financiero. Aunque las finanzas tienen que ver con todo, en este caso tuvo que ver muy específicamente con el sector inmobiliario. Sabemos que los créditos permiten a sus perceptores representar una demanda superior a la que tienen. Si dichos receptores de préstamo pueden hacer frente a sus obligaciones como prestatarios, todo va bien. Pero si no pueden hacerlo y el número de prestatarios se cuenta por millones, entonces inevitablemente se produce una crisis financiera. Máxime sabiéndose que los créditos al crear un aumento desmesurado de la demanda, generan un incremento de los precios de los inmuebles y distorsiona “la racionalidad” del mercado.  Todos conocemos un sinfín de detalles de esa crisis. Yo he aportado alguno de los que considero elementales. Y fue, como no podía ser de otro modo, una crisis capitalista. La pregunta a formular ahora sería lo siguiente: ¿Qué aporta al conocimiento de esta crisis las afirmaciones del supuesto marxismo del que habla James O´Connor? Respondo: absolutamente nada. La crisis financiera de 2008 no puede explicarse como una contradicción entre las relaciones de producción y las fuerzas productivas, tampoco puede explicarse como un exceso de producción de capital, como tampoco puede explicarse como un problema de irrealización del valor y de la plusvalía. La clave en todo esto está en que lo particular no puede explicarse con generalidades. Lo general proviene de lo particular. Así que bajo el punto de vista de la teoría del conocimiento marxista primero tendríamos que analizar esta crisis en particular para después ver qué podemos generalizar.

Sigamos: El Capital pasa por ser la obra cumbre del marxismo. Es una teoría económica sobre el capitalismo. Hagámonos la siguiente pregunta: ¿En el índice de El Capital hay algún capítulo o sección que lleve por nombre “Las relaciones de producción” o “las fuerzas productivas”? Respuesta rotunda: no. Entonces ¿por qué se usan esos conceptos como conceptos básicos del pensamiento económico marxista? Por la influencia de Althusser en el pensamiento marxista. Althusser convirtió una parte  del prólogo de la Contribución de la Crítica de la Economía Política en la quintaesencia del pensamiento de Marx. En ese prólogo es donde podemos leer “Durante el curso de su desarrollo, las fuerzas productoras de la sociedad entran en contradicción con las relaciones de producción existentes o, lo cual no es más que su expresión jurídica, con las relaciones de propiedad en cuyo interior se habían movido hasta entonces. De formas de desarrollo de las fuerzas productivas, estas relaciones se convierten en trabas suyas. Entonces se abre una era de revolución social”. Esta idea está bien, como el resto de las que se encuentran en dicho prólogo, pero como resulta evidente no pueden valer como sustitutos de toda la riqueza contenida en El Capital ni tampoco como su síntesis general. Tampoco puede servir como sustituta de la propia obra prologada, esto es, de la Contribución a la Crítica de la Economía Política. Pero estos autores, Althusser y en nuestro caso James O´Connor, han tomado estas ideas sintéticas generales como mecanismo conceptuales para explicarlo todo. Y de ahí proviene el vacío y las oscuridades conceptuales en sus análisis.

Examinemos no obstante lo que dice Marx sobre la contradicción entre las fuerzas productivas y las relaciones de producción según la experiencia de las naciones del mundo durante el siglo XX y los años que llevamos del siglo XXI.  ¿En qué experiencias las relaciones de producción se han mostrado como una traba del desarrollo de las fuerzas productivas? Pues justamente en la experiencia de la economía soviética, donde se suspendieron las relaciones mercantiles monetarias, esto es, donde se suspendió el mercado y se pensó que un plan centralizado podía abarcar todas las necesidades de la producción y el consumo.  Y esta experiencia de la economía soviética alcanzó a todos los países socialistas del Este de Europa y a China. Ahora surge una pregunta: ¿Cómo es posible entonces que James O´Connor hablando del conflicto entre relaciones de producción y fuerzas productivas no hable de una experiencia tan importante bajo el punto de vista de la historia universal, y más específicamente bajo el punto de vista de la historia del socialismo, como ha sido la experiencia del modelo soviético de desarrollo del socialismo? No hay otra respuesta que esta: su pensamiento está tan dominado por el pensamiento generalista, por los conceptos sintéticos generales, que no ve a la realidad como un factor clave del pensamiento.

Pero hay otra idea importante en el prólogo reseñado y que debemos recordar: “Una sociedad no desaparece nunca antes de que sean desarrolladas todas las fuerzas productoras que pueda contener, y las relaciones de producción nuevas y superiores no se sustituyen jamás en ella antes de que las condiciones materiales de existencia de esas relaciones hayan sido incubadas en el seno mismo de la vieja sociedad”. Dos ideas fundamentales: una, una sociedad no desparece nunca antes de que sean desarrolladas todas las fuerzas productivas que puede contener, y dos, primero se tienen que incubar las condiciones materiales de existencia del socialismo o una parte de ellas para después poder establecer las relaciones socialistas de producción. La globalización, que es una nueva fase de desarrollo del capitalismo, está demostrando que todavía bajo las relaciones de producción capitalistas las fuerzas  productivas pueden seguir desarrollándose y de una manera prodigiosa. Esta posibilidad está determinada porque una gran parte del mundo vive bajo condiciones severas de atraso económico y bajo la presencia aún de relaciones feudales. El auge de la religión islámica y su utilización política nos revela justamente la presencia del feudalismo en el mundo moderno. El mundo multipolar, un mundo que jamás pudieron imaginar Marx y Engels, hace que la historia no se desenvuelva tan recta y racional como se pensaba en la época en la que vivieron los dos grandes líderes del movimiento socialista mundial.

¿No hay otra opción que resignarse ante el fortalecimiento de las relaciones capitalistas en el mundo actual? Al formular la pregunta así, la respuesta tiende a surcar el terreno del subjetivismo y del voluntarismo. Esa es la base de que un sector de la izquierda radical, aquejada de atraso cultural e ideológico, abrace el populismo. Hay que ser materialista. Por lo tanto, lo primero que hay que hacer es hablar de lo que existe y no de los deseos. Marx y Engels pensaron en su momento que el socialismo estaba más cerca de lo que en realidad ha estado. Para que el socialismo se manifestara como un fenómeno histórico universal, Marx y Engels creían que el socialismo se tenía que producir de un modo simultáneo en los países capitalistas más avanzados del mundo, que para aquel entonces eran Inglaterra, Alemania, Francia y EEUU. En este sentido la posibilidad del socialismo como un fenómeno histórico universal sigue estando hoy día condicionada por la misma premisa. No obstante, si atendemos al peso de la economía pública en la economía nacional, es en la vieja Europa donde el socialismo tiene mayor grado de realidad.  Políticamente en la vieja Europa no se está tan cerca del socialismo, pero económicamente sí lo está. Pero como la política es tan cegadora, la izquierda radical europea sigue mirando fuera de Europa el futuro del socialismo mundial. Y se equivoca.


James O´Connor habla de las condiciones de producción como un concepto especial que nos facilitaría la idea de un marxismo ecológico. Las condiciones de producción es un aspecto de las fuerzas productivas. El estado de la naturaleza, de las infraestructuras, del sistema de enseñanza y del sistema sanitario son las condiciones fundamentales de la producción. Pero el concepto de fuerza productiva del trabajo no se puede formular sin atender a dichas condiciones de producción. Pero yo creo que el problema teórico de fondo que hay en el pensamiento de James O´Connor no está en saber si el concepto de condiciones de producción puede ser clave para definir un marxismo ecológico, sino que los conceptos que emplea para pensar y hablar del mundo son en términos epistemológicos de carácter sintético general.  Los conceptos de relaciones de producción y fuerzas productivas en su expresión sintético general no sirven para pensar el mundo en su concreción y, por tanto, no contribuyen a crear una conciencia transformadora.


jueves, 25 de mayo de 2017

TERROR EN VENEZUELA


Hola a todos:
La ultraderecha venezolana, a través de vándalos y células terroristas armadas viene desatando desde el mes de abril toda una serie de actos claramente terroristas. Sin embargo, la desinformación que propalan los medios de prensa capitalistas habla de una “violenta represión” y muertes por parte de lo que denominan la “dictadura” del régimen de Maduro, en contra de los manifestantes “pacíficos” de la oposición.
A continuación inserto una serie de noticias y reportajes sobre algunas de las muchas acciones terroristas, que incluyen ataques no sólo a la Policía y a la Guardia Nacional Bolivariana, sino también el asedio y ataque a hospitales y clínicas, el incendio de edificios públicos, el incendio de vehículos de transporte, la tala y quema de árboles, y últimamente, incluso, el rociamiento con gasolina y quema de un hombre sospechoso de ser chavista.
Este mensaje incluye algunos vídeos; si no aparecen en su bandeja de entrada, haga clic en los links o enlaces respectivos para visualizarlos. De las noticias, solamente se han tomado los titulares y algunos párrafos; para leer los textos completos se debe hacer clic en los enlaces o links respectivos. Después de las noticias y videorreportajes incluyo un artículo de Nazareth Balbás.
Saludos:
Wilder Sánchez
23.5.2017

Atacan bandas armadas de la oposición hospital materno infantil en Venezuela


21 abril 2017 

Directora del hospital infantil de Caracas: “El ataque duró casi tres horas”

FOTO
Al menos 54 personas, entre ellas madres y niños recién nacidos, fueron evacuados del hospital Materno Infantil Hugo Chávez de Caracas luego de que grupos violentos atacaran las instalaciones, ha confirmado a RT la directora del centro de salud, la doctora Rosalinda Prieto.
“Fuimos agredidos por grupos violentos que nos lanzaron una lluvia de piedras y objetos contundentes. Después, quemaron gran cantidad de basura frente al hospital y el humo penetró dentro de las instalaciones. Allí había niños recién nacidos en el área de la emergencia; algunos en observación”, ha proseguido.
La doctora Prieto ha precisado que “el ataque se inició cerca de las nueve de la noche (hora de Caracas) y se extendió por casi tres horas”.
“Mientras eso ocurría, los violentos insistían en querer ingresar al hospital. Esa situación de peligro para nuestros pacientes nos obligó a pedir ayuda a las autoridades para poder evacuarlos y remitirlos a otros centros de salud”, ha relatado.
Según la directora, hubo “un incendio de grandes cantidades de basura a las puertas del hospital”. “A estas horas, los organismos de seguridad custodian las instalaciones y solo permanece un reducido grupo de pacientes que no corren ningún peligro”, ha subrayado.
(Tomado de RT)

Fiscalía confirma 62 heridos en recientes marchas en Venezuela

El Ministerio Público (Fiscalía) de Venezuela confirmó hoy que 62 personas resultaron lesionadas a consecuencia de las acciones vandálicas ejecutadas por grupos de choque vinculados a la ultraderecha opositora, durante las marchas del miércoles último.
Según un comunicado divulgado aquí, en la jornada del pasado día 19, se reportaron víctimas en el Distrito Capital y en 10 estados, durante los actos antigubernamentales de la oposición, por un lado, y en las provocaciones contra la marcha organizada por el Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), por otro.
En el estado Táchira se contabilizaron 19 heridos, 15 en el Distrito Capital, ocho en Mérida, cinco en Barinas, cuatro en Falcón, tres en Anzoátegui, dos en Carabobo, Portuguesa y Zulia, y uno en Bolívar y Apure.
La Fiscalía confirmó además que fueron detenidas 312 personas por su presunta vinculación con los hechos vandálicos contra instalaciones públicas en los estados de Portuguesa, Falcón y el Distrito Capital, donde también fueron destrozados varios comercios.
También se reportó la muerte de tres personas en Caracas, Táchira y Miranda, a consecuencia de disparos de armas de fuego, entre ellos un sargento de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), muerto tras recibir un disparo mientras cumplía labores de orden público.
(Con información de Prensa Latina)

(VIDEO) Delincuentes incendian unidad de transporte público en Altamira

Por: Aporrea.org | Sábado, 13/05/2017 09:24 PM

FOTO
Video fuente: VTV


Ministro Motta Dominguez condenó incendio de sede administrativa de Corpoelec en Carabobo
Publicado el 15 may. 2017


Tres GNB resultaron heridos con quemaduras por explosivos lanzados por Terroristas de Altamira

Publicado el 18/May 2017 a las: 8:18 pm 
Por: orodríguez
Caracas, 18 de mayo de 2017.- Tres funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) resultaron heridos este jueves en la Autopista Francisco Fajardo de Caracas, por artefactos explosivos lanzados por terroristas de la Derecha, informó el Ministro del Poder Popular para Relaciones Interiores, Justicia y Paz, Néstor Luis Reverol.
“Los 3 efectivos fueron trasladados a un centro de salud donde se encuentran fuera de peligro”, explicó a través de su cuenta @NestorReverol.



Venezuela: grupos violentos de oposición asedian clínica en Carrizal

 Jueves 18 de mayo de 2017 | 20:40 hrs
La Clínica de Maternidad en el municipio venezolano de Carrizal ha sido asediada por grupos violentos en los últimos dos días. Son jóvenes encapuchados de la oposición que durante la madrugada realizan saqueos y destrozos en comercios, negocios, tiendas y clínicas. Los vecinos de Carrizal se han reunido este jueves para rechazar estos actos violentos. teleSUR


Colonia Tovar: Quemada sede de Inparques, agredidos 6 bomberos forestales y talados árboles por terroristas de la Derecha disociada

Publicado el 18/May 2017 a las: 9:11 pm 
Por: orodríguez
Caracas, 18 de mayo de 2017.- Este jueves grupos terroristas convocados por la dirigencia de la derecha política destruyeron la sede del Instituto de Parques (Inparques) en la Colonia Tovar del estado Aragua, según informó el Ministro del Poder Popular para el Ecosocialismo y Aguas, Ramón Velásquez.
Leer más en:



FUERTES IMÁGENES: Opositores golpean y prenden fuego a un hombre en Venezuela

Publicado: 21 may 2017 05:10 GMT | Última actualización: 21 may 2017 06:10 GMT
Una turba golpeó salvajemente a un joven, al que posteriormente prendió fuego. El informe médico reveló que también presentaba varias puñaladas, una de ella en la cabeza.
Imagen integrada 1

(VIDEO) Opositores quemaron vivo y apuñalaron a joven acusado de "chavista" durante disturbios en Altamira

Por: Aporrea | Domingo, 21/05/2017 01:38 AM

Leer más en:


Contra cuerpos de seguridad

Ministro Reverol: grupos violentos usan armas artesanales, técnicas bélicas y demuestran adiestramiento

Por: Aporrea.org | Domingo, 21/05/2017 06:46 AM




"No tengan paz jamás": Oposición venezolana emprede campaña de persecución al chavismo

Publicado: 16 may 2017 02:28 GMT
Difusión de fotos, direcciones e información sensible cunden las redes sociales con un llamado claro: perseguir al chavismo. Dentro de Venezuela, el mensaje es reforzado por los líderes políticos y de opinión de la derecha, por diversas vías.
Una cuenta de Twitter difunde, uno a uno, los rostros de los hijos de funcionarios y ministros del chavismo. Piden perseguirlos, acosarlos: "estamos en guerra, la pelea es peleando".
Como esa cuenta, que pertenece a un periodista venezolano que en 2002 aplaudió públicamente el golpe contra el entonces presidente Hugo Chávez, abundan muchas más. Los rostros de hombre, mujeres y niños que tienen la "mácula" de ser familiares de funcionarios del gobierno bolivariano son exhibidos al servicio de la opinión pública para una suerte de cacería de brujas.
En las últimas semanas, los resultados de ese llamado están a la vista: el secuestro de la embajada venezolana en Madrid por parte de manifestantes violentos, el asedio a personal diplomático en todas partes del mundo, la persecución a hijos de funcionarios públicos y la justificación de esas acciones por parte de líderes de opinión de la derecha nacional, como César Miguel Rondón. 

Una vieja pulsión

La periodista venezolana Patricia Poleo, una de las que huyó de Miraflores tras participar activamente en el golpe de Estado de 2002, lo dice claramente en un video divulgado este lunes en redes sociales: "todo funcionario público en este momento, así sea una secretaria de un ministerio, ha sido cómplice de lo que está pasando. Yo soy muy radical: no hay que perdonar a ninguno".
VIDEO:
Pero esas declaraciones destempladas no son nuevas o aisladas, advierte el intelectual y exministro de Cultura de Venezuela, Freddy Ñáñez: "Todo esto comenzó en 2002, cuando se creó la página web 'Reconócelos', promovida para identificar los rostros del chavismo y tratar de justificar una 'acción de limpieza' para aniquilar a la dirigencia. Luego fue la lista Súmate, impulsada entonces por María Corina Machado". 
La lista Súmate fue una data recopilada por la organización homónima que dirigía Machado, y que permitía la identificación de quiénes habían firmado en contra del entonces presidente Chávez para pedir su revocatoria de mandato. El uso de ese sistema fue denunciado por el fallecido diputado Luis Tascón. 
"De Reconócelos.com hasta la lista Súmate -sostiene Ñánez-, pasando ahora por la famosa lista 'Justin' (que resultó del presunto 'hackeo' a la data del carnet de la Patria) o las cuentas de redes sociales, todo está sirviendo para exponer las direcciones, los teléfonos y la información de chavistas connotados, así como de personas como secretarias, a quienes se les acusa de 'cómplices' o 'colaboracionistas', para tratar de legitimar la profilaxia social a la que quieren someter al país".
El también presidente de la Fundación para la Cultura y las Artes (Fundarte) no duda en tildar de fascista a la oposición venezolana. Para él, se trata de un plan orquestado desde su dirigencia "que busca eliminar la diferencia mediante la aniquilación y, en este caso, con una guerra civil de ricos contra pobres".

Problema matemático

Sin embargo, el plan de la oposición contra el chavismo no ha salido del todo bien. En los furibundos llamados a la persecución, hasta sus propios adeptos han sido perjudicados: en recientes días la prensa española difundió un video en el que antichavistas casi linchaban a uno de los suyos por "confundirlo" con alguien afecto al gobierno. El domingo pasado, sometieron al escarnio público una mujer en Francia por creer que era la ministra Carmen Meléndez, pero la titular de la cartera se encontraba junto a su madre en Venezuela. Los casos similares abundan.
VIDEO:

Por eso no extraña que este lunes varios dirigentes opositores se deslindaron -"tardíamente", considera Ñáñez- de esas acciones de acoso. El asesor estrella de la derecha, Luis Vicente León, fue de los primeros en hacer control de daños: "cuando mezclas culpables, con familiares, con supuestos beneficiarios, con amigos y seguidores, con inocentes, es igual fascismo", escribió en su cuenta de Twitter.
Para Ñáñez, ese paso atrás no es sinónimo de un rechazo genuino a esa forma de violencia, sino una estrategia para intentar recoger el agua derramada después que se les fue de las manos: "Está por verse si han sacado la cuenta matemática de a quién están enfrentando. Cuando ellos mandan a saquear un automercado, el comerciante entiende que esto no es un asunto contra un gobierno o contra un Estado, sino contra él. Cuando se dice, sin ningún tipo de edulcorante, que hasta el último funcionario público tiene que pagar por 'colaboracionista', la gente entiende que esto no es un problema contra un presidente o contra un modelo económico o político, sino que es la reedición de una guerra civil".

Deshumanizar el chavismo

"Satanizo y deshumanizo al otro, y declaro la supremacía de lo que nosotros somos", esa es la fórmula del fascismo que, alega el exministro, hoy repite la oposición venezolana en contra del gobierno: "la tecnocracia de este país ha dicho que es la única que está legitimada para gobernar y por eso insisten en descalificar al chavismo, de llamarlo desdentado, malandro, lumpen, ignorante, en estigmatizarlo. Eso no es de ahora, lo han hecho siempre".
El elemento distinto en esta oportunidad es que "están planteando abiertamente una venganza anticipada", que repercute de manera negativa en "su marketing político ante la opinión pública nacional e internacional". "Una cosa -sostiene Ñáñez- es que cuando lleguen al poder pongan en marcha un plan de exterminio, porque eso está en la retórica de sus influenciadores, y otra es que lo propongan ahora, cuando no han llegado a Miraflores con elecciones".
La escalada violenta de la oposición en Venezuela que se ha vivido en las últimas semanas se atizó tras la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente, propuesta por el presidente Nicolás Maduro, para "destrabar" el juego político en el país después que la derecha se negara a seguir en la mesa de diálogo, rechazara ir a elecciones regionales e insistiera en pedir comicios presidenciales, que no están contemplados por ley. Para Ñáñez, la "cacería de brujas" pretende -entre otras cosas- deslegitimar esa propuesta democrática, contemplada en la Carta Magna, para optar por un escenario de confrontación civil.
"Creo que por eso es que ellos tampoco quieren ir a la Constituyente: no les interesa mostrar ningún plan de gobierno; hasta ahora no han propuesto un proyecto de país. El chavismo, por el contrario, tiene un contenido ampliamente difundido, pero de la derecha no sabemos nada".
Entonces, ¿qué sentido tiene para la oposición exacerbar los ánimos al avalar, de manera pública o soterrada, el asedio a ese sujeto político llamado 'chavismo'? Ñáñez aventura una respuesta: "En una abstracción de lo cotidiano, hay una problemática real y concreta: los intereses internacionales declarándole una guerra a un país con las mayores reservas petroleras del mundo. Todo esto es una cortina de humo para que, con ayuda de la derecha, se suscite una guerra civil en Venezuela, que es la condición objetiva para una intervención".
Nazareth Balbás
RT: https://actualidad.rt.com/actualidad/238556-oposicion-venezolana-persecucion-chavistas

miércoles, 24 de mayo de 2017

EL SOL TAMBIÉN ERA SUYO*





Alfredo Apilánez y Salva Torres
¿Será que es posible que las compañías multinacionales puedan llevar ante la justicia internacional a Estados soberanos cuyas políticas puedan tener un efecto restrictivo sobre sus beneficios y sean contrarias a sus intereses privados? Y tanto que sí: esa es, precisamente, la función que desde hace varias décadas cumplen los tribunales de arbitraje.
Beatriz Plaza y Pedro Ramiro

“Trato injusto e inequitativo”. Esta es la contundente fundamentación del reciente varapalo legal propinado por el CIADI  (tribunal de arbitraje del Banco Mundial) al Estado español en la primera sentencia por el llamado “hachazo” a las renovables. El título de la historia podría ser: “los recortes ‘austericidas’ y el efecto boomerang”. El objeto de la disputa eran las nefastas consecuencias financieras para los inversores de la supresión “de manera drástica y abrupta” –y con efectos retroactivos- de las generosas ayudas a las energías renovables instauradas en los “días de vino y rosas” de la burbuja inmobiliaria por los gobiernos de Aznar y Zapatero. La chapuza provocó un aluvión de demandas de los perjudicados ante las cortes de arbitraje internacionales: “Las empresas realizaron fuertes inversiones y, cuando el Gobierno cambió las reglas y recortó las subvenciones (primero a finales de 2010, con el PSOE, y luego, en 2013, con la aprobación de la reforma del sector eléctrico del Gobierno del PP), las compañías demandaron a España”.
Y ya ha caído el primer mazazo por la torticera “transformación radical del marco regulatorio” perpetrada atropelladamente por el “izquierdoso” Zapatero y continuada -con más virulencia si cabe- por su “rival” político en el régimen del 78. Ambos hermanados en el puntual cumplimiento de las medidas de austeridad impuestas por la UE tras el colapso financiero de 2008 : “El laudo del CIADI da la razón a la firma británica Eiser Infrastructure Limited y su filial luxemburguesa Energia Solar Luxembourg y condena a España al pago de 128 millones de euros más intereses”. El repaso recibido por la parte demandada es abrumador: "España eliminó un régimen regulatorio favorable otorgado a los demandantes para alentar su inversión y lo reemplazó luego por un sistema normativo basado en premisas totalmente diferentes. Este nuevo sistema fue profundamente injusto e inequitativo al despojar a los demandantes prácticamente de todo el valor de su inversión".
La esperpéntica historia es una excelente parábola sobre la estructura real de las relaciones de poder en el ultrafinanciarizado capitalismo de la era neoliberal. Los representantes de la sacrosanta soberanía popular no salen precisamente muy bien parados.
“La triste cara de los suicidas”. De esta guisa describía Rafael Chirbes la expresión de “Bambi” Zapatero cuando, debido al brutal impacto conjunto sobre la maltrecha economía española de la crisis financiera internacional y del colapso de la burbuja del ladrillo, anunciaba cariacontecido en el Congreso en mayo de 2010 el primer “paquetazo” neoliberal de recortes impuesto por los tecnócratas de Bruselas y del BCE. En las sarcásticas palabras del brillante cronista valenciano del ambiente de podredumbre moral que imperó durante los días de “vino y rosas” de los pelotazos y el “España va bien”: “en pocos minutos se venía abajo todo el armazón ideológico sobre el que se ha sostenido durante seis años esta variante contemporánea de la socialdemocracia, (…) caracterizada por la puesta en primer plano de conflictos más o menos intrascendentes, cuya dramática escenificación ha servido para mantener la ficción de una política progresista; obviando que el meollo del progresismo tiene que ver, sobre todo, con la forma en que uno se gana el pan de cada día y con la estrategia con que se reparte la gran tarta nacional entre los ciudadanos”. Imposible expresar mejor el meollo del derrumbe del reformismo socialdemócrata que presenciamos en la actualidad.
La escueta justificación (“dependíamos del BCE”) esgrimida en sus memorias por Zapatero ilustra la inanidad de la tramoya de progresismo light de los tiempos de vacas gordas. Cual disciplinado cadete, el mandatario de un país “soberano” se dedicó a aplicar con fruición las medidas draconianas exigidas sin embozo (véase la carta-requisitoria de Trichet a Zapatero y la sumisa respuesta de éste: un excelente botón de muestra del ejercicio de “mando en plaza”) por el “guardián del euro”. Todo ello supuestamente a cambio de la promesa de aflojar la soga de la “prima de riesgo” española a través de la compra masiva de deuda pública soberana en el mercado secundario por parte del BCE. En roman paladino: llenar los bolsillos de los tiburones financieros y rescatar indirectamente a la maltrecha banca patria a costa del expolio de las arcas públicas y de la masa laborante de la “piel de toro” –‘devaluación interna’, en aséptica jerga tecnocrática-.
Una de las promesas de reducción del gasto contenidas en la vergonzante carta de Zapatero al mandamás del euro versaba sobre  “mejorar el ajuste entre los precios y los costes de producción en los mercados energéticos y la reducción del déficit del sistema eléctrico”.
Durante los años de bonanza y de superávit presupuestario que precedieron al derrumbe, la necesidad de reducir el enorme déficit comercial -causado por la dependencia petrolera y la perversa estructura de la zona euro- y la intención de acercarse a los objetivos de emisiones del protocolo de Kioto (España era el país que estaba más alejado de ellos en la UE), propiciaron una política gubernamental de incentivos a la inversión en energías alternativas a la hegemonía fosilista.
“El sol puede ser tuyo”, rezaba una promoción del Ministerio de Industria de 2006 en la que se garantizaba una rentabilidad de hasta un 14%, líneas de crédito oficiales y el primer año de carencia, entre otras ventajas de invertir en energía solar. ¿Qué más se puede pedir? Rendimiento y financiación asegurados a largo plazo, garantía pública y bendición moral al contribuir al desarrollo sostenible mediante las energías limpias.
Como abejas a la miel, decenas de fondos de inversión internacionales, que huían del hipertrofiado y tambaleante sector inmobiliario buscando nichos rentables donde verter las riadas de liquidez obtenidas en el casino de las finanzas mundiales, se lanzaron a por la chocolatina del sector renovable español. Junto con miles de pequeños y medianos agricultores-inversores -que hicieron de cobayas del experimento-, provocaron una enorme burbuja especulativa –la “burbuja del sol”- basada en la confianza en que, al calor de las primas, podrían generar rentas blindadas –durante toda la vida de la inversión- a costa del erario público: “La solar creció como la espuma. Desde 2007 a 2010, año en el que empezaron los recortes, la energía fotovoltaica que recibía primas se multiplicó por cinco, pasó de 53,7 a 313,7 gigawatios hora, según datos de la Comisión Nacional de Energía (CNE)”. No hay nada más goloso para un “tiburón” financiero que la seguridad de un flujo continuo de pagos regulares que posibilite iniciar la maquinaria de la titulización -espoleta de la crisis hipotecaria de 2008- permitiendo la obtención de pingües réditos mediante la venta de productos financieros estructurados que permitan la inyección de liquidez inmediata: he aquí el quid de la financiarización.
“Si te dicen que el Gobierno lo apoya para cumplir los objetivos de reducción de emisiones del Protocolo de Kioto, que es una energía limpia, que no contamina, y que además puede complementar la pensión de 400 euros que te queda por trabajar en el campo es difícil que le veas algún inconveniente”. Así explicaba el agricultor-inversor Pascual Hortelano los irresistibles atractivos de la panacea. Al carecer Don Pascual de dotes proféticas, no podía en absoluto llegar a imaginarse que, tras el impacto del crack de 2008 en la economía española, el gobierno “soberano” acabaría sacrificando las efímeras primas y el cacareado “nuevo modelo energético” en el altar del “austericidio”: la luna de miel de las políticas públicas con la sostenibilidad ambiental y la reducción de la dependencia energética tenía los días contados.
La onda expansiva del derrumbe del castillo de naipes del casino financiero mundial provocó el colapso del sistema bancario español y su posterior rescate colosal con cargo al erario público. Para aliviar el déficit galopante que comenzaba a lastrar las cuentas del Estado, en 2010, dentro del paquete de medidas comprometidas con Bruselas por el ejecutivo “socialista” en la primera andanada de recortes, el gobierno decide suprimir gran parte de los incentivos y primas a las renovables.
Los “hachazos” a las energías alternativas continuaron: ya con Mariano Rajoy en La Moncloa y el “ejemplar” ministro Soria en la cartera de Industria se suspendieron los estímulos económicos para nuevos proyectos de cogeneración, fuentes de energía renovables y residuos. La energía solar fotovoltaica recibió la puntilla: el llamado 'impuesto al sol' que se traduce en un gravamen a los consumidores que instalan placas solares para producir su propia electricidad. Medida recibida, dicho sea de paso, con gran satisfacción por el todopoderoso oligopolio eléctrico que, con la penalización del autoconsumo de los pequeños productores, mantiene el control del suculento mercado de suministro de electricidad a través del modelo centralizado de producción y el control de las costosísimas redes de distribución.
Las draconianas medidas mandaron a la ruina a decenas de miles de pequeños inversores y sumieron al sector en una crisis brutal: en 2008 la energía renovable daba empleo a casi 143.000 personas mientras que hoy apenas se superan los 75.000 trabajadores. Pocas pruebas más contundentes de la catástrofe a la que se vieron abocados las legiones de autónomos del medio rural, que – cuál “preferentistas del sol”- quisieron apañarse la jubilación con las primas gubernamentales y las facilidades financieras proporcionadas por la banca, que la lastimosa carta al Congreso de un productor fotovoltaico en “fase terminal”.
Henos aquí –por si hicieran falta más- ante una prueba más, como denuncia Greenpeace, de que la conservación del crucificado planeta no ocupa lugar prioritario –ni secundario, más bien no ocupa lugar alguno- en las políticas neoliberales: “Se ha paralizado la lucha contra el cambio climático con costes para el medio ambiente, la salud e incluso la economía. Según datos del Magrama, desde 2013 las emisiones de España han vuelto a aumentar tras la crisis económica, al contrario de la tendencia europea”.
Los cambios sobrevenidos en las condiciones que se les garantizaron vía Boletín Oficial del Estado y la vulneración de la seguridad jurídica que implica el alcance retroactivo de las medidas tomadas provocaron un aluvión de demandas de los inversores en los tribunales de arbitraje internacionales. España figura ya como el país con más litigios en los registros de disputas de la Carta de la Energía, el principal tratado multilateral en la materia. Hasta la Policía Montada de Canadá está involucrada en la avalancha de demandas contra el “chanchullero” Estado español. Sin embargo, los 30000 pequeños inversores que decidieron invertir sus ahorros en “huertos solares” para “complementar la pensión” vieron bloqueada cualquier posibilidad de resarcimiento: las sentencias del Tribunal Supremo y del Constitucional han avalado los recortes aplicados por el Gobierno central denegando las indemnizaciones a los afectados.
Pero las grandes corporaciones y fondos de inversión no sólo tienen un enorme poder económico, político y cultural sino también jurídico: la nueva lex mercatoria internacional y el recurso a tribunales internacionales de arbitraje para resolver los conflictos con los Estados son la sólida armadura que protege jurídicamente sus intereses comerciales y blinda los contratos de estas compañías.
Eiser Infrastructure Limited, un “private equity fund” con sede en la City de Londres que, a través de su filial en el paraíso fiscal luxemburgués Energía Solar Luxembourg, adquirió participaciones en tres centrales termosolares, ha sido el primero en llevarse “el gato al agua” con su mencionada victoria en el tribunal de arbitraje del Banco Mundial. Los tribunales arbitrales nacieron para resolver conflictos entre Estados; el neoliberalismo pugna por ampliar su competencia a conflictos entre Estados y particulares. Las empresas transnacionales -entidades de Derecho Privado que representan intereses particulares- pueden así demandar a los Estados ante paneles o tribunales arbitrales; prevalece el interés privado de las corporaciones sobre el interés general. Únicamente las empresas demandan a los Estados y no hay previsión formal por la que el Estado receptor puede demandar al inversor extranjero. Es una asimetría al servicio del capital. Se trata de uno de los principales objetivos de los tratados de “libre comercio e inversiones” –CETA, TTIP, TPP- que proliferan como hongos al compás de la hegemonía de la financiarización neoliberal: crear una “justicia privatizada”, que se sitúa por encima de la “soberanía popular” y que permite a las transnacionales denunciar a los estados cuando sus negocios puedan verse afectados.
Así pues, un fondo de “capital riesgo” con sede en el “agujero negro” financiero de la City londinense, operando a través de la inevitable filial luxemburguesa para eludir las cargas fiscales sobre los réditos, se sitúa en pie de igualdad para pleitear con un Estado soberano ante un tribunal internacional de muy dudosa legitimidad: “hicieron inversiones puramente especulativas en el sector de las renovables esperando obtener altas rentabilidades gracias a las primas que otorgaba el Estado y, cuando se recortaron dichas subvenciones, utilizan los instrumentos que les brinda la lex mercatoria para reclamar el lucro cesante por el ‘grave quebranto’ ocasionado a sus inversiones por una ‘alteración drástica del marco regulatorio’”.
Se trata de una inmensa partida en la que hay en juego miles de millones de euros de dinero público y que se celebra de forma casi secreta en hoteles de Estocolmo, París, Ginebra y Nueva York. Sara Pizzicato, responsable de la campaña de energía de Greenpeace, resume excelentemente el ‘efecto boomerang’: “Paradójicamente, se atribuía el recorte a las renovables a motivos económicos, aunque la realidad es que España afronta ahora pleitos por valor de miles de millones de euros que serán pagados por la ciudadanía que, debido a la salvaje política de recortes, no se beneficiará de las ventajas de las energías limpias”.
La moraleja del caso ilustra el absurdo surrealismo de los mimbres sobre los que se sustenta el capitalismo financiarizado con mando en plaza en nuestras dolientes sociedades: un fondo de inversión especulativo, atiborrado de liquidez producto de las colosales ganancias obtenidas con la ingeniería financiera -causante directa del colosal crack de 2008- y con la política monetaria de “expansión cuantitativa” de la banca central mundial, invierte en la burbuja solar española atraído por la golosa rentabilidad garantizada por el erario público. A continuación, ante el fracaso de la inversión provocado por los recortes que ese gobierno se ve obligado a hacer en aras de salvaguardar su credibilidad ante los mercados financieros responsables de su ruina, uno de los culpables del monumental desaguisado obtiene una sentencia favorable de un tribunal internacional “imparcial” que obliga a indemnizarle, con dinero público, por el quebranto sufrido.
Financiarización, capital especulativo transfronterizo, expolio de rentas y bienes públicos, soberanía nacional demediada, justicia privatizada y explotación e indefensión crecientes de las clases populares son los ingredientes de la historia relatada que no pueden ser más tristemente representativos del cariz crecientemente depredador del capitalismo en la era neoliberal.

*El sol puede ser tuyo” era el slogan de la campaña lanzada por el gobierno socialista en 2006 para promocionar las inversiones en placas solares fotovoltaicas ofreciendo como señuelo las primas públicas y las facilidades financieras “irresistibles” proporcionadas por la banca privada.
Enviado por: aapilanez | 23 mayo, 2017