miércoles, 11 de diciembre de 2019

LOS AGRO-EXPORTADORES AMBICIOSOS E INSENSIBLES, COMBATEN A ALBERTO FERNÁNDEZ, ANTES DE QUE ASUMA.




Por Norma Ferreyra: 

“Para la Argentina, que llueva mucho o nada en la zona más fértil tiene precio: 6 mil millones de dólares. Visto de cerca, el paraíso de la cosecha récord que salvará a una economía en crisis es una trampa. Las jornadas inciertas, los riesgos de aspirar agrotóxicos y la falta de políticas nacionales que garanticen una infraestructura a medida del principal polo agroexportador de soja del mundo convierten el traslado de cereal en un duelo entre transportistas, policías trasnochados, pungas, automovilistas y vecinos. El cronista Ricardo Robins recorrió el gran Rosario para mostrar la otra cara del maíz, el trigo y la soja, la de los camioneros que duermen al costado de la ruta”. Esto expresaba el cronista en la revista de la Universidad de San Martin “Anfibia” a principios de este año. (la foto es de la Revista)

Precisamente, estamos al final del nefasto mandato de “Cambiemos”, donde se involucran la Coalición Cívica y la UCR., que son sus cómplices. Hoy es alarmante, lo que ocurre en la ruta 12 desde donde un particular, habla desde su celular y describe lo siguiente “Acá.. Ruta 12 en Roldán. Santa Fe, hay kilómetros y kilómetros de camiones para vende su soja y sus cereales, porque no quieren pagar aumentos de retenciones,-acá está la prueba-dice el automovilista, que está el 3 de Diciembre de 2019, a un costado de dicha ruta e indignado, repite que es para no colaborar con Alberto Fernández cuando asuma.

Y yo le digo a ese señor que desde su indignación, se comunica con todos nosotros, que no se preocupe, porque vamos a cambiar esta historia negra de los “capos sojeros”, que se volvieron anti-argentinos, a pesar de que sus hijos, también lo son. Vamos a tener que invertir en rutas especiales, que no hizo nadie, para que los sojeros vayan por esa y no por otras rutas, obstruyendo el paso a los demás ciudadanos que por allí, circulan.

Vamos a tener que evitar las muertes de los obreros del campo por envenenamientos, ya sea trabajando  en el campo o en los transportes, por el exceso de agrotóxicos con que mantienen semillas sin vender, mediante especulaciones financieras. Vamos a tener que fumigar, sólo por empresas estatales, prohibiendo la venta de esos fertilizantes y agrotóxicos en forma directa a la mafia del Agro, que parece odiar a la Argentina y a su gente. Prohibirles que lo hagan ellos mismos, sin respetar la vida humana. Regular la producción con semillas transgénicas, separando la producción que alimentará a los argentinos con otras formas agrarias sin venenos  y con tierras bien nutridas.

Como ven, no es difícil. Deberemos llenar de Inspectores los campos, para contabilizar las hectáreas cultivadas, con multas a las no cultivadas, impidiéndoles la retención  de los  cereales, para vender en otras temporadas, totalmente sobrecargados de venenos, que perjudican a quienes los cultivan y a los consumidores.

Contratar personal para análisis químicos, en los productos que son para el consumo, desde que salen del campo. Con dichos controles, ya salvamos la desocupación en la Argentina, donde el amo es el Agro y nosotros sus víctimas. Tenemos que legislar sobre el trabajo de peones agrarios y prohibirlo a los menores de edad. La indemnización a los muertos por efecto de agrotóxicos, calificándolos como crímenes de lesa humanidad, con cárcel para esos agro-explotadores, que odian a sus obreros, pero son los que les permiten poder vivir con su familia, sin respirar tóxicos, en las ciudades y countries de lujo.

Siempre pensé que esas fumigaciones, deben ser realizadas por el Estado Provincial y con control Nacional, para evitar acomodos y coimas. Las mismas deben ser seguras para no perjudicar la salud de obreros y pobladores. Estos trabajos deberían ser abonados por quien vende el producto a quien los realiza. Así los desocupados, tendrían una fuente de mucho trabajo y bien remunerada. Y las retenciones agropecuarias serían menores.

Habrá resistencia, claro. Pero habrá que decomisar y expropiar  los cereales o los campos de quienes se resistan, mediante debido proceso. Una reforma agraria, es de esperar ante el desastre tóxico de la población y de los trabajadores, las inundaciones, la infertilidad de la tierra etc. El pueblo deberá apoyar o perecerá muy pronto de enfermedades producidas por su dejar hacer, sin comprometerse con la vida propia y de su familia. Es ahora o nunca.
“En 2019, se estima que se harán 2,2 millones de viajes (unos 650 mil más que en 2018 en el gran Rosario).

 Ahora veamos algunos muertos: el domingo 24 de marzo le tocó el turno de descargar a Víctor Cáceres, un joven cordobés de 30 años, en la playa que la gigante china Cofco tiene en Timbúes. Como el chofer de Villa María no aparecía con su camión Iveco rojo lo fue a buscar el personal de seguridad de la planta. Lo encontraron a las cinco de la madrugada dentro de la cabina, sin vida. Prefectura dio la primera versión oficial de lo ocurrido. Despejó rápido cualquier sospecha. Descartó que se haya tratado de un hecho por intoxicación con fosfina (un agrotóxico). El caso se catalogó como “muerte súbita sin signos de criminalidad”, según el informe de esa fuerza federal y el de Fiscalía de la provincia. La semana anterior, el lunes 18 de marzo, murió Hugo Domingo Pelandino, de 63 años, en la playa de Molinos Agro, en San Lorenzo. Otro cordobés, de Colonia Castellanos. Mientras esperaba, vio que su camión se desplazaba y cuando corrió para subirse terminó aplastado, informó el sitio regional Infomasnoticias.com. El domingo 24 de marzo, Gatti, un chofer de 49 años, entró a la playa de Cofco en Timbúes a las cinco de la madrugada con su Mercedes Benz 1114 rojo modelo 1972. Se despabiló con las luces de una ambulancia, unos metros adelante. se corrió la bola que había sido por el veneno que le ponen al maíz. Gatti no conocía a la víctima, eso le contaron unos compañero. La fosfina es un gas que se desprende de una pastilla (de fosfuro de aluminio) que le agregan a las cargas para matar a insectos y plagas. Aunque ese tóxico de banda roja (muy peligroso) está prohibido hace años, algunos cerealistas todavía lo usan, dicen los choferes. Si sus cargas llegan con bichos a los puertos pueden ser rechazadas.

Visto de cerca, el paraíso de la cosecha de los millones de dólares que salvará a una economía desértica, ese asis de cereales que la pampa húmeda ofrece al mundo como un fruto divino, es un infierno de camiones gigantes y sucios, choferes enojados y desbordados, policías trasnochados, trabajadores muertos, putas lúgubres, sombras al acecho y tierra que se levanta, se cuela entre los dientes y no deja ver el horizonte”. (Todos estos datos fueron sacados de la revista Anfibia y el cronista Robins)

Otro medio, llamado “El Cronista”  dijo: “El campo adelanta ventas por 6.600 millones de dólares”  y debemos pensar que es por temor al aumento de retenciones del nuevo gobierno y también  lo sugiere sobre las ventas futuras. https://www.cronista.com/economiapolitica/Temor-por-retenciones-el-campo-adelanta-ventas-por-mas-de-us-6600-millones-20191117-0017.html?utm_source=ecc_nota&utm_medium=cms&utm_campaign=refresh
Como dije, deberemos propiciar una reforma agraria para cambiar todo este desastre, dejado por Macri.

normaef10@hotmail.com


martes, 10 de diciembre de 2019

¿POR QUÉ LOS 3 DÍAS SIN IVA SON UNA BURLA A LOS MÁS POBRES DE COLOMBIA?



Opinión
10/12/2019 

Mauricio recibió con alborozo la noticia de que los pobres podrán disfrutar de 3 días sin IVA, como anunció el presidente Iván Duque. “Este hombre sí piensa en nosotros, mija”, le dijo a su esposa mientras desayunaban con café negro y un pan pequeño, en el rancho que habitan en Siloé, zona de ladera del suroccidente de Cali.

A menos de diez cuadras se encuentra uno de los centros comerciales más grandes de la ciudad, y ellos a duras penas van a ver vitrinas los domingos en la tarde, para desaburrirse. Llevan a sus dos niños, pero antes de salir les advierten: “No se antojen de nada, que no hay plata”. A duras penas pueden conformarse con una paleta de hielo y anilina.

La mujer lo miró como quien, por primera vez, descubre la inocencia de alguien.

Con los ingresos que tenemos, Mauricio, apenas sobrevivimos. ¿De dónde vamos a sacar para ir de compras? Aterrice mijo, eso lo dice él para bajarle tono al paro; pero esos beneficios no son para nosotros. No coma cuento, por Dios”, le dijo mientras recogía la loza plástica para colocarla en el fregadero.

Ella a sus cuarenta y tantos años no estudió economía ni sabe nada sobre el coeficiente de Gini, que es una medida de la desigualdad en los ingresos ideada por el estadístico italiano Corrado Gini. Lo que sí sabe es que el salario mínimo es justamente eso: mínimo, y no alcanza para sobrevivir en un país como Colombia, en donde cada día los artículos de primera necesidad amanecen con nuevos precios.

Una propuesta populista

El anuncio de Duque es una burla a las expectativas del cada vez más grande número de personas pobres en Colombia. Y desearía escuchar a economistas de los dos sectores—quienes defienden el establecimiento y aquellos que viven la realidad del país--, que contradigan una tesis que cobra cada día más fuerza: esa jornada sin cobro de Iva o la devolución del mismo a la gente, es sencillamente inviable.

Los comerciantes no están dispuestos a pagar el precio

Por supuesto, la Federación Nacional de Comerciantes—Fenalco—salió a secundar la generosidad y brillantez del presidente. Y citaron el ejemplo de España. Lo que no explican es que en España, en los días sin IVA, los comerciantes le pagan al fisco lo que no se les cobra a los consumidores, es decir, que el gobierno no reduce sus ingresos. Y creo no equivocarme al afirmar que los comerciantes criollos no van a asumir ese costo.

Lo más fácil es salir a respaldar la iniciativa, lo difícil reconocer que ellos también deben sumarse. Y ahí sí, el asunto como que no suena.

Sobre la base de que no es factible su materialización en el corto plazo, concluimos que la propuesta de Duque es abiertamente populista y demagógica, esgrimida en un momento coyuntural del país y que no prosperará.

Dicho sea de paso, tampoco se puede confiar en la propuesta de su tutor, el senador Álvaro Uribe Vélez de reducir la jornada laboral en Colombia.

Debería ser así, pero cualquiera sospecha de alguien como él que para golpear a la clase trabajadora, promovió las Leyes 50 y 100 que tocaron las esferas laboral y de salud, tan perjudiciales, y cuyas consecuencias se han visto reflejadas en altos índices de desempleo, y el surgimiento de las EPS que prestan un servicio como si los pacientes estuvieran yendo por misericordia y no por el pago de la cuota correspondiente.

Una abierta contradicción

Retomamos la idea. Quien tiene ingresos mínimos y a duras penas sobrevive, sabe que 3 días sin IVA serán muy lejanos a sus posibilidades adquisitivas.

Ahora, el gobierno nacional que anda buscando plata de dónde sea al tramitar en el Congreso la Ley de Crecimiento Económico que enmascara una nueva carga tributaria para la clase media y media baja, no va a llevar a cuestas el enorme hueco económico que le representan esas jornadas de exención.

Recuerde que sería en enero (cuando las personas andan sin plata y llenos de deudas), en julio (cuando se han pagado las deudas acumuladas aprovechando la prima de mitad de año, si es que la recibe) y en diciembre. Eso es semejante al caso de Mauricio y sus hijos cuando, al llevarlos al centro comercial, les dice: “No se antojen de nada, que no hay plata”.

El gobierno sin duda no estará dispuesto a “darse la pela”, sobre todo cuanto esos ingresos del IVA son uno de sus principales bastiones para fortalecer la economía.

Productos que no son de fácil adquisición para los pobres

Ahora le invito a considerar los productos exentos del IVA. De acuerdo con el proyecto serían maletas, bolsos, gafas de sol, paraguas, pañoletas, electrodomésticos, vestuario.

Todos los anteriores, de muy difícil adquisición para quien se gana un mínimo o un poco más.

No me imagino a la esposa de Mauricio interesada en la exención del tributo para estrenar un bolso nuevo o unas gafas de sol para lucir en Siloé, si sabe que con esos recursos podría mejorar las condiciones en otras áreas, como mejorar la alimentación.

El Presidente Duque salió culebrero, es decir, un cazador de incautos aprovechando que los niveles de inconformidad son altos en Colombia. Y para tratar de debilitar ese grado de rabia y frustración contenidas por años, esgrime promesas como los 3 días sin IVA, aun sabiendo que al decirlo, ni él mismo se lo cree. En pocas palabras, es otra forma de burlársele en la cara a los más necesitados…


@misnotasdeldia

 https://www.alainet.org/es/articulo/203756