viernes, 24 de febrero de 2017

EDUARDO GRILLO FERNÁNDEZ: UN SUBVERTOR





Lima, Unidad Vecinal N°3,
Enero 03 del 2017




EDUARDO GRILLO FERNÁNDEZ
(1938 - 1996)
Los verdaderos revolucionarios,
 no proceden nunca
como si la historia empezará con ellos.
Mariátegui, J.C.:
Heterodoxia de la Tradición
(1927)

            Aunque se desprofesionalizó, daré como referencia que fue ingeniero agrónomo con Postgrado en Fitomejoramiento. Cursó estudios superiores en la Universidad Nacional Agraria La Molina de Lima.  Los estudios secundarios en el Colegio Nacional Dos de Mayo del Callao.  Nació 3 de enero de 1938 en el distrito de Salas del Departamento de Lambayeque. Falleció súbitamente el 23 de abril de 1996 en el distrito de Chucuito del Departamento de Puno Fue inhumado en Lima bajo ritual andino.

             Desde joven tomó distancia y se enfrentó a las modas académicas y posiciones acomodaticias. Valiente y sencillo como para navegar de bolina en la vida y transitar a contracorriente. Irradiaba una simpatía innata y tenía sentido del humor.  Con esa configuración de su personalidad, los que discrepaban con Eduardo sabían que estaban ante un hombre digno, sin dobleces.

            En concordancia con sus impulsos vitales y viajes al interior de nuestro país, iba escribiendo;  sus artículos; textos que están dispersos en cualquier publicación que quisiera acogerlos, sin recibir remuneración alguna.  Sabía escribir de la manera más difícil; es decir, con sencillez y profundidad. 

            Ha colaborado en “La Revista Peruana de Epidemiología” de diciembre de 1994 con el artículo:  Sabiduría Andino-amazónica y Conocimiento Científico.  También colaboró en la revista “Cuadernos Médico-sociales” con El hambre en el Perú (Nos. 11 y 12, correspondiente a los años 1980 y 1981, respectivamente), y con ¿Es el suelo agrícola en el Perú, un recurso natural? (No. 10, año 1980) y Acerca de Nuestra Comunidad Indígena y el reformismo Político e intelectual.  Nota con motivo de la segunda edición de “Nuestra Comunidad Indígena" de Hildebrando Castro Pozo. (No. 8, año 1980). Igualmente ha publicado en las revistas “AgroNoticias”, “Revista Andina”, “Perú Indígena”, etc.

            Resultó justificable contar con la colaboración de Eduardo Grillo en una revista médica, pues, -con un "jalón de orejas"- nos hacía perceptibles y comprensibles el efluvio de las entrañas de nuestra tierra. Dicho en otras palabras, nos mostraba el etnocentrismo de la formación universitaria y lo útil de las despreciadas "cosas de indios".  Así como el sociólogo, el urbanista, el epidemiólogo y aún el dedicado a la llamada -"epidemiología molecular" deben poseer una actitud mental abierta, capacidad de asociación de ideas y capilaridad intelectual para traspasar fronteras académicas y, de esta manera, explicar, conjurar o prevenir situaciones problemáticas de salud.

            Desde joven tuvo ideas originales y se identificó con las causas populares. Cuando estudiaba en la entonces exclusiva Universidad Agraria La Molina, lo expulsaron en junio de 1961; la comisión investigadora nombrada por el consejo universitario lo sindicó como autor intelectual y material del comunicado aparecido en la vitrina de los estudiantes en el que “difamaba” a los profesores y autoridades. Al año fue reincorporado.

            Ya de agrónomo, trabajó en la Administración Pública un buen tramo de su historia ocupacional.  Llegó a ser Director Adjunto Técnico de la Dirección General de Informática y Estadística del Ministerio de Alimentación en enero de 1975. Director General de la Oficina de Biometría y Diseños Experimentales del Instituto de Investigación Agraria (INIA) en 1979. Director General de Planificación del INIPA.  En agosto de 1987, cuando ocupaba el puesto de asesor de la Jefatura del INIPA, solicitó su cese.  Con Grimaldo Rengifo Vásquez y Francis Greslou  constituyeron la ONG Proyecto Andino de Tecnologías Apropiadas Campesinas (PRATEC).

            En la Administración Pública trató creativamente las técnicas y procedimientos estadísticos para aplicarlos con la participación campesina y, de esta forma, sirvan de utilidad  para ellos mismos. En su labor trataron de neutralizarlo, ya que de no haber contado con cierto apoyo de algunos personajes con reconocimiento científico, lo hubieran defenestrado.

            Recién en PRATEC pudo hacer lo suyo, concuasar con la vida campesina; unimismar en su persona trabajo y vida, evitar la disociación esquizoide entre el pensar y el sentir. Eduardo se comprometió con la vigorización de la cultura andina y sus prácticas. 

            En un estilo testimonial escribió críticas a la ciencia y a la epistemología occidental moderna, a las ideas y conceptos del desarrollo.  Estas críticas son escasas en Latinoamérica, mas no así en La India o China. También criticó la currícula de las facultades de agronomía, pues son funcionales para la agricultura de zonas templadas, cultivos europeos o cultivos híbridos; y para organizaciones agrarias ajenas a las del campesinado andino. Escribió para recuperar o prevenir a los estudiantes de origen campesino al  profesionalizarse y ser "agentes del desarrollo". Así continuó su peregrinaje por el Perú hasta siempre. Finalmente, para apreciar el modo de pensar y sentir de Eduardo lo citaremos:

En estas condiciones, propias exclusivamente del occidente moderno, se hace imprescindible la "autoestima" porque allá la cotidianidad es el continuo negociar entre individuos, es el enfrentarse en el afán de imponer los propios fines convirtiendo a todos los demás en meros medios para alcanzar los propósitos de uno. En este ambiente en el que uno está desamparado y en competencia con los demás, es imprescindible la autonomía de acción, esto es, el depender exclusivamente de las propias decisiones, siendo entonces la autoestima la que lleva al fortalecimiento de la condición del individuo frente a los demás. La autoestima es el recurso desesperado en la búsqueda de la afirmación en sí mismo del solitario. El que se autoestima lo hace porque no tiene quien lo estime. La autoestima es un sucedáneo de la estimación de los demás hacia uno. La autoestima es síntoma de la degradación a que han llegado las relaciones entre los seres humanos en el occidente moderno.

            El fragmento expuesto más el que se suma ahora nos aproxima al conocimiento de la tesitura de la voz de Eduardo.  Nos referimos a la Presentación del libro Cultura andina Agrocéntrica editado en Lima el año 1991 por el Proyecto Andino de Tecnologías Campesinas (PRATEC):

            Este libro reúne algunos trabajos de los miembros del Pratec.  Tratamos de mostrar, a quienes viven en los Andes; pero han sido educados según los preceptos de la cultura occidental, algunas cualidades relevantes de la cultura andina.  Rechazamos así las pretensiones de universalidad y de superioridad de aquella.

            Aquí no se pide para el “indio” oportunidades de acceso a las ventajas de los “avances” de occidente mediante la educación ni se trata de demostrar que la sabiduría de los pueblos andinos “también” es científica.  No estamos interesados en reivindicar lo andino en términos de occidente.  Nos esforzamos, más bien, por marcar la diferencia cualitativa entre ambas culturas; así como por mostrar la vigencia de la cultura andina en la vida cotidiana de las grandes mayorías poblacionales de nuestro país.

            El Pratec asume esta difícil tarea de esclarecimiento porque considera que es su deber impostergable.  Presentamos aquí nuestros primeros avances en el tratamiento de las diferencias sustanciales de las culturas andina y occidental moderna en temas tan centrales como saber, organización, lenguaje, religiosidad, política, arte, agroastronomía, visión endógena del desarrollo de la cultura andina, y, vigorización de las colectividades andinas.  Volveremos sobre estos asuntos tantas veces como nos sea posible, para fortalecer nuestras posiciones y asimilar las críticas que se nos hagan, pero desde ahora mismo queremos iniciar el debate inédito de contrastar lo andino con lo occidental moderno.

            Nuestros intelectuales y técnicos por lo general aceptan como única verdad el modo de vivir propio del Occidente moderno.  No se atreven a criticarlo.  Si nuestra realidad no cabe en los moldes que manejan, entonces asumen que ello se debe tan sólo a un problema de procedimiento y que, por lo tanto, hay que mejorar los métodos de extensión y comunicación.  No admiten que la dificultad se pueda deber a que están tratando con una realidad diferente a la contenida en sus libros de consulta.

             Nuestros intelectuales y técnicos no quieren (quizás porque no les conviene) darse cuenta que en nuestro medio toda introducción de tecnologías –ya sea “de punta” o la “apropiada”, ya sea en ámbitos tan disímiles como la política o la agricultura, pasando por la comunicación y la medicina- no responde a necesidades endógenas sino al interés del capital trasnacional, a la necesidad de la expansión del mercado mundial.

            El capital trasnacional a través de las entidades trasnacionales que han creado con tal propósito, se empeñan en administrar a todo el mundo dentro de un orden único que esté al servicio del afianzamiento de su poder.  Los intereses hegemónicos de Occidente son oficializados y convertidos en normas universales por sus testaferros:  El Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial, las Naciones Unidas.  Consecuentemente, nuestros intelectuales y técnicos consideran que su deber es “alinearse” acríticamente con esa normatividad y consagrarse a su aplicación y cumplimiento.  Igual ocurre con nuestras instituciones de la modernización.  Así, pues, toda la oficialidad está al servicio de los intereses del capital trasnacional.

            Pero, por el contrario, el modo de ser y vivir del pueblo andino y de su propia cultura es la heterogeneidad, la variabilidad, la dinamicidad.  Nada más lejano que las pretensiones de homogenización y normalización universales.  De ahí la incompatibilidad de nuestros intelectuales y técnicos; así como de nuestras instituciones oficiales (estatales o no) con el pueblo andino y su cultura.

            El Pratec presenta este libro en cumplimiento de su obligación de participar en la discusión acerca de la caracterización de la cultura andina y de sus propias posibilidades para hacer florecer la vida en los Andes, así como en su cumplimiento de su obligación de rechazar toda forma de intromisión imperialista.
Eduardo Grillo Fernández

            Esta Presentación a Cultura Andina Agrocéntrica constituye el pórtico del PRATEC.  De ahí se infieren lineamientos de política institucional.  

            En la actualidad se comprueba la certidumbre de las profecías panteístas de Eduardo Grillo.  Profecías inducidas por su compenetración con la agricultura campesina milenaria.

            Ha quedado atrás la época en que acuñaron el apodo: Pratecos, para injuriar y desacreditar a los miembros de la institución que integraba Eduardo.

NOTA.- La presente publicación del 03 de enero del 2017 es una edición revisada y ampliada. Originalmente se publicó en la Revista Peruana de Epidemiología - Vol. 9 Nº 2 Lima, diciembre de 1996; pp. 60 y 61.- Antonio Rengifo Balarezo


EL ECLIPSE DE LOS GOBIERNOS DE INCLUSIÓN SOCIAL

 
Dr. Hugo SALINAS


Los gobiernos de inclusión social en América Latina están llegando a su fin. ¿A nunca más? No, volverán cubiertos de otro manto de santidad, mientras el Capitalismo siga reinando sobre la población mundial. Para entender la recurrencia de este fenómeno debemos comprender, primero, lo que es un gobierno de inclusión social y, luego, lo que realmente significa Capitalismo.

En estos últimos años, las mayorías desposeídas de América Latina confiaron su suerte en diferentes gobiernos de inclusión social. Los que más levantaron la esperanza de las gentes pisoteadas y exprimidas al extremo por el Capitalismo fueron los pueblos originarios del Abya Yala, que lograron constituir Estados Plurinacionales como los de Bolivia y Ecuador.

Una segunda forma de gobierno de inclusión social se denominó “socialismo del siglo XXI” en Venezuela, o “la gran transformación” en Perú. Una tercera forma de los gobiernos de inclusión social la tuvimos en el sindicalista de Brasil, populista de Argentina y socialista de Chile.

¿Cuál es el común denominador de todos estos gobiernos de inclusión social? Todos ellos se apoyan en el Presupuesto Público a fin de otorgar regalos, dádivas e ingresos monetarios que, por un lado, duran lo que dura el gobierno o la solvencia del Presupuesto Público y, por otro lado, desaparecen a medida que aumenta la insatisfacción de los pueblos sedientos de liberación, de reconocimiento de su identidad y del disfrute de la integralidad del resultado de su trabajo.

Y cosa curiosa, todos estos gobiernos de inclusión social tienen el respaldo tanto del FMI (Fondo Monetario Internacional)[i], del BM (Banco Mundial)[ii], como de la ONU[iii] (Organización de las Naciones Unidas), instituciones creadas por los países del Norte y sus grandes empresas multinacionales para extorsionar a los pueblos del Sur.

Y esta característica de los gobiernos de inclusión social confirma su naturaleza de “gobiernos defensores del Capitalismo”. Tienen membrete de “izquierda”, pero apoyan al gran Capital. Consciente o inconscientemente, estos gobiernos le permiten una vida tranquila a los expoliadores de millones de personas. ¿Por qué?

Porque ninguno de ellos atacó ni ataca al corazón del Capitalismo. ¿Y qué es Capitalismo, entonces?

Los ideólogos tanto del Capitalismo como del “izquierdismo” nos han mantenido, y nos mantienen aún, en una ignorancia total del conocimiento y manejo de los mecanismos de la actividad socio-económica. Los primeros, con un claro sentido de supremacía y supervivencia, mientras que los segundos lo hacen por una clara obediencia a las grandes corporaciones mundiales, a fin de obtener prebendas personales y de grupo.

Últimamente nos han hecho creer que los responsables de nuestros males son la globalización, la economía de mercado, las innovaciones tecnológicas, o los tratados internacionales. En realidad, estos son simplemente elementos de una forma precisa de trabajar para producir y comercializar bienes económicos. Esta forma de trabajar se instala en forma hegemónica, a nivel mundial, hace unos 4 siglos, y se le conoce muy generalmente como la economía industrial.

No hay nada de malo o perverso en esta forma de trabajar que tiene como elementos a la economía de mercado, a los intercambios en precios expresados en unidades monetarias, o en sus instituciones como los convenios internacionales. En el imperio del Capitalismo, ellos son utilizados como la correa de transmisión del verdadero mal. Su rol podría ser completamente diferente si la base socio-económica respondiera a un modelo alternativo al Capitalismo.

Esto nos está indicando que el agente nocivo, que crea el fenómeno del Capitalismo, se manifiesta  a través de los diferentes elementos de la economía industrial y de sus instituciones, sin que hasta la fecha hayamos podido identificarlo, visualizarlo. Y hay una razón para ello. Este agente nocivo es el resultado de una decisión de sociedad, invisible al ojo humano.

Y esta decisión perversa, y aceptada cotidianamente por todos los miembros de la comunidad, es la que, dentro del marco de una economía industrial, anima al Capitalismo. Es decir, el Capitalismo no es más que un cierto tipo de decisión de sociedad que se manifiesta a través de los elementos materiales de la economía industrial y de sus instituciones.

Y esta decisión de sociedad, raíz de los efectos perversos del Capitalismo tales como pobreza, desempleo, marginación y pérdida de identidad, se llama la Repartición Individualista del resultado de la actividad económica. Una forma de repartición que permite que, el 100%  del resultado de la actividad económica pertenezca, única y exclusivamente, a los que detienen el poder de la actividad económica a nivel local, nacional, regional y mundial.

Mientras persista este tipo de repartición del resultado del esfuerzo de todo un pueblo, no podremos resolver estos males de sociedad. No nos engañemos, la solución a nuestros males no se encuentra en la creación de un Estado Plurinacional, en la redacción de una nueva Constitución, o en la conformación de gobiernos de inclusión social.

No sigamos haciéndole el juego a los beneficiarios del Capitalismo que, en definitiva, como lo dijera Oxfam International[iv], no son más que ocho personas y que, en conjunto tienen una riqueza acumulada igual a la mitad de la población mundial. Es decir, 8 personas pesan, económicamente, como 3.6 mil millones de personas. Y son ellos los que manejan nuestras vidas a su regalado gusto. Otro mundo es posible.[v]

¡Basta de tanta ignorancia y oportunismo de nuestros dirigentes sociales, comunales, y políticos!


Lima, 22 de febrero del 2017



Hugo Salinas González
Facebook: hugosalinasgonzalez.581

jueves, 23 de febrero de 2017

PAUL CRAIGH ROBERTS: NOSOTROS Y LO QUE ESTÁ EN JUEGO CON TRUMP




Zero Hedge
23-02-2017

El asedio mediático al que está sometido Donald Trump, tiene muchos puntos en común con los métodos que se utilizaron en la "guerra contra el terror" de Bush Junior. El uso sistemático de la mentira por parte de la CIA, la NSA y el FBI, transformó a esta agencias en una verdadera policía secreta. La presidencia de Trump se ve ahora amenazada por oponerse al programa que alimentó por décadas (con un gigantesco presupuesto) a estas agencias de inteligencia y a las políticas “neo-con” de hegemonía mundial en materia militar y de “seguridad nacional”.

En la práctica, tanto la CIA como la NSA están actuando como policía interna al esparcir falsas informaciones acerca de las "conexiones" de Trump con Rusia. El plan es sencillo, utilizar los medios de comunicación para obligar a Trump a dejar su cargo porque sus “conexiones” serían una amenaza para la seguridad de los Estados Unidos.
Actuar abiertamente contra un presidente recién elegido es un sorprendente acto de audacia que implica una enorme confianza o, una gran desesperación de las agencias de inteligencia. En la actualidad la CIA está cooperando abiertamente con la CNN en el “tratamiento periodístico” de especulaciones irresponsables y sin fundamentos. La cadena de televisión sostiene -como si es fuera un hecho fundado- que Trump está bajo la influencia de Rusia. Su única prueba es un "informe" producido por la CIA para el New York Times hace un par de semanas. http://www.informationclearinghouse.info/46476.htm

Es evidente que la CNN y la CIA consideran al pueblo estadounidense ingenuo y totalmente estúpido.

La siguiente es parte de una entrevista a Glenn Greenwald, periodista y abogado constitucionalista que publico en The Guardian las revelaciones Edward Snowden. La entrevista fue realizada por Amy Goodman para el Canal de Televisión de “Democracy Now”.

Habla Glenn Greenwald :

" Aunque no hay una definición precisa del “Deep State” (el estado profundo) esta noción esta referida a corporaciones de inteligencia con poder permanente en Washington. Mientras los presidentes elegidos van y vienen los agentes de inteligencia se mantienen en el tiempo y disfrutan del mando real. Ejercen su poder en secreto, en la oscuridad, y no están sujetos a ninguna responsabilidad democrática. La CIA, la NSA, y otros cuerpos de inteligencia, fueron concebidos fundamentalmente para propagar mentiras, propaganda y desinformación. Pero, sus actividades no se limitan a la manipulación, también tienen un largo historial de atrocidades, torturas, escuadrones de la muerte y crímenes de guerra. 

Gente como el neoconservador Bill Kristol y, también un montón de demócratas están empujando a las agencias del “Deep State” para que actúen como oposición y contra-poder a las autoridades políticas a las que deberían estar subordinadas.

Durante la campaña electoral, los principales miembros de la comunidad de inteligencia, incluyendo a Mike Morell, jefe de la CIA del presidente Obama, y ​​Michael Hayden, mandamás de la NSA y de la CIA con George W. Bush, se declararon abiertamente partidarios de Hillary Clinton. 

De hecho, Michael Morell se instaló en el equipo de dirección del New York Times, y Michael Hayden ocupo el mismo lugar en el Washington Post. El objetivo de ambos agentes era respaldar a Hillary Clinton y culpar a Donald Trump “ porque había sido reclutado por Rusia”.

La CIA y la comunidad de inteligencia apoyaron con vehemencia a Hillary Clinton y se opusieron vehementemente a Trump. ¿La razón? Estaban comprometidos con la política exterior de Hillary Clinton y se oponen sin descanso a la política de Donald Trump. 

Durante los últimos cinco años una de las principales prioridades de la CIA ha sido la guerra en Siria. Para lograr la defenestración del régimen de Assad, Hillary Clinton fue muy crítica con Obama porque no le permitió agravar el conflicto. Clinton quería imponer una zona de exclusión aérea en Siria y enfrentar a los rusos. 

Donald Trump asumió exactamente el punto de vista opuesto. Sostuvo, en campaña, que a “los Estados Unidos no le debe importar quien gobierna en Siria” ; incluso debe colaborar con los rusos para terminar con el ISIS y al-Qaeda. Por tanto, la política exterior de Trump, estaba en la antítesis de lo que pretendía la CIA. La CIA apoyo incondicionalmente a Hillary Clinton porque ella quería exactamente lo que la CIA demandaba. 

En la campaña electoral las agencias de inteligencia trataron de socavar a Trump por todos los medios. Una vez que ganó, pretenden destruir su credibilidad con trascendidos sin fundamento real . Además, al retener información de inteligencia (con el argumento que el Presidente no es una persona de “confianza”) están actuando de manera sediciosa. En los hechos las agencias de inteligencia se arrogan la capacidad para imponer su propia política.

Ahora, que quede claro. yo creo que la presidencia Trump es extremadamente peligrosa. Usted ,en su noticiero, acaba de ofrecer muchos argumentos validos. Trump y sus políticas devastarán el medio ambiente. Eliminarán las redes de seguridad pública . Beneficiarán a los multimillonarios. Han puesto en marcha políticas intolerantes contra inmigrantes y musulmanes . 

Es muy importante resistir estas políticas. Y, hay un montón de maneras de resistir. Es obligatorio contenerlos mediante el activismo ciudadano. Pero también es muy importante que el Partido Demócrata se haga una sería auto-crítica . Debe preguntarse, que puede hacer para ser una fuerza política significativa después de haberse derrumbado en todas partes”. 

Sin embargo, el Partido Demócrata está muy lejos de una autocritica . No está haciendo nada para promover la resistencia popular. Lo que está haciendo es apoyar lo peor de Trump junto con empujar al “Deep State” y la CIA ( con todas sus historias de atrocidades) a participar en un golpe blando contra el presidente electo. Esa política es extremadamente peligrosa. 

Si usted cree (al igual que yo ) que la CIA y el “Deep State”, por una parte, y la presidencia Trump, por la otra, son extremadamente peligrosos, estoy de acuerdo pero hay una gran diferencia entre estas opciones; Trump fue elegido democráticamente y está sujeto a controles democráticos, como lo han demostrado los tribunales y como lo están demostrando los ciudadanos movilizados. La CIA y sus agentes nunca han sido elegidos ni podrán ser elegidos por la gente. Y por tanto no están sujetos a ningún control democrático. 

Así que instar a la CIA y la comunidad de inteligencia para que quebranten los poderes electos es un locura total. Es una receta para la destrucción de la democracia, bajo el pretexto de salvarla. Sin embargo, es lo que están haciendo los neoconservadores y sus aliados liberales del Partido Demócrata. Es lo que están reclamando. Su estrategia es increíblemente torcida y peligrosa. " Http://www.informationclearinghouse.info/46476.htm

Los Estados Unidos se encuentran en una extraña situación ; los llamados liberales progresistas están asociados con el “Deep State”. Los liberales progresistas presionan para destituir a un presidente que no ha cometido ningún delito censurable. Por su parte los neoconservadores se han manifestado claramente por un golpe de estado contra la democracia. Por eso los grandes medios de comunicación mantienen un bombardeo diario de mentiras, insinuaciones y desinformación. Mientras tanto la opinión pública despreocupada se “chupa el dedo” .

¿Qué puede hacer Trump? Debe limpiar las agencias de inteligencia y terminar las licencias concedidas a la CIA, por Bush y Obama, para llevar a cabo actividades inconstitucionales. Además, puede utilizar las leyes que prohíben los monopolios en los medios de comunicación que Clinton permitió conformar. 

Si Bush y Obama utilizaron la detención indefinida a ciudadanos estadounidenses sin el debido proceso y si Obama ordenó asesinar con drones, lo menos que puede hacer Trump es utilizar las leyes de defensa de la competencia para poner fin a los grandes conglomerados de medios que hablan, en su contra, con una sola voz, Trump no tiene más alternativa que luchar. Debe acabar con el trabajo de policía secreta que están practicando las agencias de inteligencia y debe terminar con los grandes conglomerados de medios que han orquestado una campaña permanente de desinformación . 

Descartar a Flynn fue un grave error. Trump debería haber mantenido a Flynn y debería haber actuado contra las "fugas información”. La NSA sabe quienes son los responsables de esas filtraciones. Trump debe llevar a cabo una limpieza en la corrupta gestión de la NSA y colocar a funcionarios que identifiquen los puntos de fuga. Con esa información debería procesar a los “filtradores” con todo el rigor de la ley.

Ningún presidente puede sobrevivir a organismos de inteligencia que ejercen de policía secreta y que están decididos a destruir su gobierno. Si los asesores de Trump no saben esto, Trump necesita desesperadamente nuevos asesores”.

Traducción, Emilio Pizocaro